Cómo restaurar un mueble

  • por Condestable
  • hace 3 semanas
  • Venta
  • 1
salon

¡Hola a todos! Cómo restaurar un mueble 🙂

¿Cómo podemos conseguir que nuestra casa tenga personalidad? Una de las opciones (que además nos permitirá ahorrar dinero) es la restauración de muebles. Una de las tendencias decorativas de este año es coger casas antiguas, muebles, paredes…. Y revivirlas. Darles una segunda vida. Darles protagonismo en nuestra casa para que ellas a su vez las hagan únicas.

El proceso de restauración de los muebles es además un proceso muy bonito, porque el resultado final puede ser mágico y te permite elegir las piezas que más te gusten, como unos tiradores nuevos y modernos en un mueble antiguo o una manivela diferente en una puerta con molduras.

Pero ¿por dónde empezamos?

En primer lugar: materiales.

Lijas, trapos, pinceles, destornilladores, cuchillas… Y por supuesto guantes y mascarilla, pues en el proceso de restauración debemos evitar ingerir el polvo y  las partículas, así como proteger nuestras manos de posibles astillas o golpes. Para el trabajo de restauración es importante que lo hagas en una estancia para evitar el viento o el sol.

Mueble limpio:

Para poder empezar a trabajar con el mueble necesitamos que esté limpio. Lo limpiamos con un paño húmedo y un poco de jabón. Lo dejamos secar y una vez esté seco retiramos la pintura o el barniz que pudiera llevar para dejarlo virgen. Aplicamos decapante con brocha y lo retiramos con espátula. Una vez que hayamos terminado limpiamos el mueble con disolvente impregnado en un trapo. Cuando hayamos hecho esto, le pasamos una lija. ¿Qué hacemos si tiene carcoma? Entonces deberíamos de tratarlo. La carcoma se refleja como pequeños agujeritos por todo el mueble. Para erradicarla debemos aplicar un producto especifico para esto. Con una brocha ponemos este producto en cada hueco o agujero hasta cubrirlo por completo. Envolvemos el mueble en plástico (renovando el plástico cada 48 horas) y lo dejamos reposar 4 días.

Arreglos:

Después de tratar el mueble debemos arreglar las puertas que estén descolgadas sustituyendo las bisagras, limar los cajones que no cierren bien y limpiar las cerraduras y herrajes. Esto se suele hacer con agua y jabón y un cepillo fino cuando son de bronce. Para el resto de los metales bastaría con un cepillo suave y un poco de vinagre. Para las cerraduras utilizamos un cepillo suave y un poco de aceite.

Sustitución:

Este paso es opcional, pero nosotros recomendamos que se convierta en obligatorio para darle personalidad y hacer que tu mueble sea único. Consiste en cambiar las piezas que consideramos que están estropeadas o antiguas. Patas, tiradores, telas…. Todo es posible ¡Elige tú! Para los tiradores simplemente deberá elegir aquellos que te gusten y atornillar. Para las patas necesitaremos encolarlas. Le aplicamos cola blanca a la pieza y la sujetamos al mueble con un gato o cuerda durante 24 horas para que se seque bien.

Barniz para ir acabando:

Barnizamos con barniz mate o satinado y lo dejamos secar un día. Después lijamos y limpiamos el mueble del polvo que pueda soltar. Tras esto volvemos a barnizar , en este caso en el sentido de la veta del mueble. Una vez que se ha secado esta última capa le aplicamos con un algodón un poco de cera incolora para hidratar el mueble y darle un aspecto natural.

Por último, podrías aplicar una segunda capa de barniza para que el resultado final sea más brillante y/o natural.

Cuidar un mueble restaurado es algo que debemos hacer con frecuencia. Es importante alejarlo de las fuentes de calor y humedad que puedan deteriorar el mueble y no exponerlo al sol directo, ya que este podría hacer que perdiera su color. Para limpiarlo basta con pasarle un paño seco y retirar el polvo.

¡Ten cuidado! Todo el que restaura un mueble se acaba aficionando… 😉

 

Nos vemos a casa 😊

 

 

Fuente: El Mueble.

Publicación anterior

Baños tendencia de 2024

Únete a la discusión

Comparar listados

Comparar